Patricia Cortés

Oraciones atributivas y predicativas

En este nuevo post vamos a repasar algunos conceptos que ya se han explicado en el curso, en el tema de «Clases de predicados: PN y PV«. Recordemos cuáles son las diferencias básicas entre las oraciones atributivas y las predicativas.

A. Oraciones atributivas

Las oraciones atributivas, también llamadas copulativas, son aquellas que contienen en su interior un predicado nominal (PN), que está formado necesariamente por un verbo copulativo (ser, estar parecer) y un atributo (Atrib): El agua de la piscina está siempre muy fresquita.

piscina

Recordemos también que hay una serie de verbos que en algunas oraciones pierden su significado y pasan a usarse como verbos copulativos complementados por un atributo. Estos verbos (llamados habitualmente «semicopulativos») generan oraciones semiatributivasTras aquel viaje, se volvió mucho más responsable.

 

B. Oraciones predicativas

Las oraciones predicativas son aquellas que tienen en su interior un predicado verbal (PV). Este predicado tiene como núcleo un verbo predicativo que puede ir acompañado o no por complementos propios de este predicado (CD, CI, CC, CPvo, CRég, CAg); pero nunca podrá llevar como complemento un atributo: La carta debe llegar a tiempo.

Carta urgente

En algunas ocasiones, los verbos ser, estar parecer adquieren un uso predicativo. Cuando esto sucede, nunca llevan un atributo como complemento y, por tanto, no se genera un predicado nominal (PN), sino un predicado verbal (PV): El libro de Gramática está en la estantería del fondo. En estos casos tenemos también oraciones predicativas.

 

Hasta aquí ha llegado el repaso sobre estos conceptos. No olvidéis revisar el tema de los «Tipos de predicado» si os ha quedado alguna duda o si deseáis ampliar la información acerca de las oraciones semiatributivas o los usos de los verbos ser, estar y parecer como verbos predicativos.

Y, por supuesto, esto no acaba todavía. Os espero en la próxima publicación sobre: Oraciones transitivas e intransitivas.

Oraciones impersonales (o unimembres)

Como hemos hecho en otros temas de este curso de sintaxis, vamos a comenzar planteándonos la pregunta principal: ¿qué es una oración impersonal o unimembre?

Oración impersonal

La oración impersonal carece de sujeto.

 

Como su propio nombre indica, se trata de una oración que carece de persona o, lo que es lo mismo, una oración que carece de sujeto. Recordemos que el sujeto de una oración puede presentarse de forma explícita o de forma omitida; sin embargo, en una oración impersonal no existe dicho sujeto. Veamos algunos ejemplos:

Están ya en casa. > Aunque «no vemos» el sujeto de esta oración, sí lo podemos deducir a partir del verbo, que está en 3ª persona del plural (sujeto: ellos/as).

Está haciendo mucho calor. > En esta oración, en cambio, «no vemos» el sujeto, pero tampoco lo podemos deducir ya que la acción no se predica de ningún sujeto con el que concuerde en número y persona. Se trata de una oración impersonal.

En algunos manuales de gramática, este tipo de oraciones reciben el nombre de «unimembres» debido a que constan de un único miembro, el predicado, y carecen del otro elemento principal de la oración, el sujeto.

 

Tipos de oraciones impersonales

1. Impersonales con verbos referidos a fenómenos atmosféricos

Hay una serie de verbos cuyo significado hace referencia a fenómenos atmosféricos y que, por su propia semántica, carecen de sujeto. Algunos de estos verbos son: llover, nevar, granizar, chispear, amanecer, hacer, anochecer, etc.

En Santander llueve con frecuencia. 

Lluvia en Santander

A veces, algunos de estos verbos se emplean de forma personal. Normalmente, al añadirles un sujeto, se produce un ligero cambio en su significado o el verbo adquiere un sentido figurado:

Al portero de este equipo le están lloviendo las críticas. > El verbo llover se usa de forma personal concordando con el sujeto las críticas. En este caso, el verbo adquiere un sentido figurado.

¿Qué tal has amanecido? > El verbo amanecer también se usa aquí de forma personal (sujeto omitido: tú). Significa «¿Qué tal te has despertado?».

 

2. Impersonales con los verbos haber, hacer, serestar

  • El verbo haber se usa como impersonal cuando toma el significado de ‘existir’. En tales casos, se trata de un verbo transitivo y llevará un CD.

¿Hay suficientes globos para todos los niños? 

globos

En algunos usos del español, se tiende a realizar la concordancia entre el verbo y su CD, como si se tratara de su sujeto. Según la RAE (Real Academia Española), debemos tratar de evitar esta concordancia: Habían suficientes pruebas.

  • El verbo hacer se usa como impersonal en oraciones referidas al tiempo atmosférico o cronológico. Se trata también de un verbo transitivo que lleva siempre un CD.

Hizo un día buenísimo. 

  • Los verbos copulativos ser y estar se usan en predicados impersonales cuando hacen referencia también tanto al tiempo atmosférico como cronológico.

Está muy nublado hoy. 

 

3. Impersonales semánticas

En español se consideran como otro tipo de impersonales las oraciones con verbos conjugados en 3ª personal del plural, pero cuyo sujeto recibe una interpretación inespecífica o genérica, desde el punto de vista semántico.

Llaman al teléfono. > Esta oración quiere decir que ‘alguien no determinado llama por teléfono’.

Llamada telefónica

A veces, este sentido inespecífico o genérico se produce también con los verbos conjugados en 1ª persona del plural o en 2ª persona del singular. Veamos estos ejemplos:

En España tenemos una gran gastronomía mediterránea. Si quieres integrarte en ese grupo, tienes que tener mucho dinero.

 

4. Impersonales con se o impersonales reflejas

Este tipo de oraciones impersonales presentan la partícula se (cuya función en la sintaxis será únicamente la de señalar la oración como impersonal: ‘marca de impersonalidad- MI’) y un verbo en singular. En estas oraciones, desde el punto de vista del significado, «se oculta» el elemento que hace de sujeto de la acción; y sintácticamente, tampoco aparece ningún elemento que presente concordancia con el verbo:

En este deporte se entrena muy duramente. 

Las oraciones impersonales reflejas pueden construirse con verbos intransitivos (Se duerme muy bien en esta cama.); o con verbos transitivos, aunque tienen un uso más restringido (Se ovacionará a los campeones en la plaza del ayuntamiento.).

 

Hasta aquí llega la explicación sobre el concepto y los tipos de oraciones impersonales; espero que os haya resultado clara y sencilla con la ayuda de los ejemplos aportados. En la próxima publicación repasaremos los conceptos ya conocidos de oraciones predicativas y atributivas. ¡Hasta pronto!

Oraciones dubitativas

Este tipo de oraciones se relaciona con las funciones representativa y expresiva del lenguaje, ya que el hablante manifiesta inseguridad sobre la realización de la acción expresada en la oración.

Quizá en tren nos salga más barato.

ejemplo oración dubitativa

Las fórmulas más habituales que tenemos para expresar duda en un enunciado son: el empleo del adverbio «quizá» seguido de un verbo en modo subjuntivo y la perífrasis verbal «deber de» seguida de infinitivo:

Quizá Carmen esté ocupada. / Carmen debe de estar ocupada.

También puede expresarse con la negación de los verbos saber, creer, estar seguro/a, etc.:

No sé si llegaré a tiempo.

No estoy seguro de poder ir al cumpleaños.

Oraciones desiderativas

Estas oraciones se relacionan con la función expresiva del lenguaje, ya que el hablante manifiesta el deseo de que se cumpla la acción expresada en la oración.

Me gustaría viajar a Argentina.

ejemplo de frase desiderativa

Una de las fórmulas más usadas en las oraciones de modalidad desiderativa es el empleo de la interjección «ojalá» seguida de un verbo en modo subjuntivo:

¡Ojalá haya aprobado el examen de conducir!

En otros casos se emplean también verbos que expresan propiamente deseo o voluntad (desear, querer, gustar…) conjugados en condicional:

Me gustaría que vinieras a la playa con nosotros.