juego

4 entradas

La Sintaxis de la Literatura. Soluciones.

Vamos a resolver el juego que os proponíamos en nuestra última publicación sobre el próximo libro: La Sintaxis de la Literatura.

  1. Busqué trotaconventos y de entre las más ladinas escogí la mejor.
    Libro de Buen Amor – Arcipreste de Hita
  2. El jubón de brocado que ayer vestí, Sempronio, vístelo tú.
    La Celestina – Fernando de Rojas
  3. Entraba yo entre las piernas del triste ciego a calentarme en la pobrecilla lumbre que teníamos. El lazarillo de Tormes – Anónimo
  4. Se cansó el cura de ver más libros y quiso que todos los demás se quemasen. Don Quijote de la Mancha – Miguel de Cervantes
  5. No quiere, abrasada en celos, que me case con Marcela; y al ver que no la quiero, vuelve a quitarme el juicio.
    El perro del hortelano – Lope de Vega
  6. Sueña el rey que es rey, y vive con este engaño mandando.
    La vida es sueño – Calderón de la Barca
  7. Tu presencia me enajena, tus palabras me alucinan, y tus ojos me fascinan, y tu aliento me envenena. Don Juan Tenorio – José Zorrilla
  8. La familia de los Ozores era una de las más antiguas de Vetusta.
    La Regenta – Leopoldo Alas «Clarín»
  9. ¿Tendrá usted la bondad de decirme si falta mucho para la casa del señor marqués de Ulloa?
    Los pazos de Ulloa – Emilia Pardo Bazán
  10. Emprendió un viaje a Salamanca, donde hace más de veinte años vivo, para visitarme.
    Niebla – Unamuno
  11. A mí me divierte mirarme en los espejos de la calle del Gato.
    Luces de bohemia – Valle Inclán
  12. En ocho años que dure el luto no ha de entrar en esta casa el viento de la calle.
    La casa de Bernarda Alba – Lorca
  13. De la casa de la calle de Aribau no me llevaba nada.
    Nada – Carmen Laforet
  14. Mochuelo, ¿es posible que si cae una estrella de ésas no llegue nunca al fondo?
    El camino – Miguel Delibes
  15. Cuando entran en el bar los guardias del garaje, Celestino Ortiz esconde el libro debajo del mostrador.
    La colmena – Cela
  16. Es el caballo de Miguel Páramo, que galopa por el camino de la Media Luna.
    Pedro Páramo – Juan Rulfo
  17. Elvira las escuchaba sin entrar en la conversación, con los ojos vagando por la repisa de su cuarto. Entre visillos – Carmen Martín Gaite
  18. Tú no eliges la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto.
    Rayuela – Cortázar
  19. El coronel Aureliano Buendía recordaría aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.
    Cien años de soledad – García Márquez
  20. Mi abuela decía que todos nacemos con una caja de fósforos adentro pero que no podemos encenderlos solos.
    Como agua para chocolate – Laura Esquivel

¿Cuántos habéis acertado?

La Sintaxis de la Literatura: próximo libro

Después de la buena acogida que está teniendo nuestro libro Curso de Sintaxis: Aprender a analizar puede ser fácil del que ya hemos vendido casi 200 ejemplares, estamos trabajando en una continuación para que podáis trabajar más el análisis.

En La Sintaxis de la Literatura hemos recopilado 400 oraciones extraídas de 20 libros clásicos de la literatura en castellano y las hemos analizado. No habrá teoría, sintaxis práctica pura y dura. De cada libro habrá 5 oraciones simples de nivel fácil, 5 oraciones compuestas o complejas en las que suele haber 2 verbos y 10 oraciones complejas de más dificultad en las que podremos encontrar 3 o más verbos. Hemos intentado que todas las oraciones sean representativas de los libros (personajes, lugares…) para que si no conocéis el libro, os pique la curiosidad por su lectura.

Os vamos a proponer un juego. No vale usar Google que entonces se pierde la gracia. A continuación pondremos 20 oraciones, una de cada libro que hemos elegido, y tenéis que adivinar a qué libro pertenecen.

  1. Busqué trotaconventos y de entre las más ladinas escogí la mejor.
  2. El jubón de brocado que ayer vestí, Sempronio, vístelo tú.
  3. Entraba yo entre las piernas del triste ciego a calentarme en la pobrecilla lumbre que teníamos.
  4. Se cansó el cura de ver más libros y quiso que todos los demás se quemasen.
  5. No quiere, abrasada en celos, que me case con Marcela; y al ver que no la quiero, vuelve a quitarme el juicio.
  6. Sueña el rey que es rey, y vive con este engaño mandando.
  7. Tu presencia me enajena, tus palabras me alucinan, y tus ojos me fascinan, y tu aliento me envenena.
  8. La familia de los Ozores era una de las más antiguas de Vetusta.
  9. ¿Tendrá usted la bondad de decirme si falta mucho para la casa del señor marqués de Ulloa?
  10. Emprendió un viaje a Salamanca, donde hace más de veinte años vivo, para visitarme.
  11. A mí me divierte mirarme en los espejos de la calle del Gato.
  12. En ocho años que dure el luto no ha de entrar en esta casa el viento de la calle.
  13. De la casa de la calle de Aribau no me llevaba nada.
  14. Mochuelo, ¿es posible que si cae una estrella de ésas no llegue nunca al fondo?
  15. Cuando entran en el bar los guardias del garaje, Celestino Ortiz esconde el libro debajo del mostrador.
  16. Es el caballo de Miguel Páramo, que galopa por el camino de la Media Luna.
  17. Elvira las escuchaba sin entrar en la conversación, con los ojos vagando por la repisa de su cuarto.
  18. Tú no eliges la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto.
  19. El coronel Aureliano Buendía recordaría aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.
  20. Mi abuela decía que todos nacemos con una caja de fósforos adentro pero que no podemos encenderlos solos.

Os vamos a dar 3 pistas:

  1. Están en orden cronológico.
  2. Hay 4 escritoras.
  3. Hay 4 escritores/as nacidos fuera de España.

Esperamos vuestras respuestas en los comentarios. ¿Sois capaces de identificar todos?

Jugando con la RAE

Todos los años se publican listas de palabras curiosas que se aceptan en cada nueva edición del diccionario de la RAE. Por ello, saliéndonos un poco de la sintaxis, os hemos preparado un juego para que os pongáis a prueba. Hemos redactado un texto un tanto peculiar y sin mucho sentido, en el que tenéis que localizar las 3 únicas palabras que no están aceptadas a día de hoy.

Mi vecino era un yanqui jipi, algo vagamundo, con dos pirsins y que vestía con bluyines. Le daba al güisqui y pasó de okupar viviendas a hacerse coach de pilates con look de pepero y a vivir en un apartotel. Habla un spanglish lleno de palabros. Su dieta se basa en madalenas, bacón, almóndigas y cocretas. De postre, albericoques que guarda en su lonchera.
De pequeño jugó al béisbol hasta que su rodilla hizo crac y tiene el récord de jonrones de su colegio.
En setiembre de 2006, trabajó en una oenegé en Senegal. Pudo ver murciégalos, crocodilos y ayudó a las víctimas del sumani, pero cogió una enfermedad con la que no paraba de arrascarse.
El pasado otubre fue al dotor a inyectarse bótox porque iba a hacer un cameo en una precuela.
Conoció  a su amigovia en el backstage de un concierto. Tiene un buen culamen, muslamen y pechamen, ¡hay que darle la norabuena al ño! Es una bloguera algo friqui que no para de tuitear y chatear en cuanto coge wifi. Se está sacando la licencia de drones, el manual cabe en un cederrón.

El otro día vivió una historia abracadabrante. Llamaron a la puerta y salió de la ducha con los gayumbos y una toballa. Abrió y resultó ser un sicofanta que le dejó nocaut y le robó la casa. Fue a la policía a hacer un identikit. Puso la denuncia, aprovechó para hacerse un nuevo carné, guardó el tique en el bolsillo y se volvió a casa. Dieron con el ladrón tras hacer zum en unas fotos de una cámara de vigilancia. Era un criminal habitual, típico canchero que posturea y va de papichulo, que ya había sido detenido por un affaire que acabó en feminicidio.

¿Las habéis localizado? Esperamos vuestras soluciones en los comentarios.

Stolen House, juego de cartas para Android

Hoy quiero aprovechar el blog para comentar que ayer publiqué mi segunda aplicación para Android. No tiene nada que ver con la sintaxis, pero espero que el juego os entretenga entre análisis y análisis.

Podéis descargarla aquí:

https://play.google.com/store/apps/details?id=com.migflecha.stolenhouse

Stolen House es una versión de un juego de cartas que en España se conoce como ‘Ronda,Robada y Peleada’.
Se juega con una baraja de 40 cartas (se eliminan 8, 9 y 10). El objetivo del juego es acabar con más cartas que tu rival en tu casa o mazo.

Reglas del juego:
– Se reparten alternativamente 4 cartas en la mesa y 3 a cada jugador. En las 4 cartas de la mesa no podrá haber dos iguales (se entiende que dos cartas son iguales cuando tienen el mismo valor numérico pero son de diferente palo).
– Después de repartir las cartas cada jugador comprueba si tiene en su mano dos o tres cartas iguales. De ser así, se canta «Pareja» o «Trío» respectivamente y el rival deberá extraer del fondo de su mazo, una carta en caso de pareja o dos en caso de trío. El jugador las colocará al fondo de su casa. En caso de que el rival no tenga cartas suficientes en su mazo, se guardará la deuda hasta el momento en que se pueda satisfacer.
– Tras realizar la comprobación de parejas, comienza el turno. En toda la partida comenzará jugando la persona que no haya repartido cartas. Tras elegir una carta pueden ocurrir dos cosas:
1- no existe en la mesa ninguna carta igual, así que el jugador la deja en un hueco de la mesa.
2- existe una carta igual, así que el jugador coloca su carta encima de la otra carta igual que haya en la mesa, y va colocando debajo todas las cartas que sean inmediantamente superiores. Por ejemplo, si en la
mesa hay: QKA27 y el jugador juega una K, en su turno se llevaría a su casa un KKA2 que dejaría arriba en su mazo.
La carta que haya en la casa del rival, también cuenta para nuestra jugada, con la condición de que en caso de igualdad, debemos llevarnos antes la carta que haya encima de la mesa. Así que en un turno
podemos «Robarle la casa».
– Si un rival juega una carta a la mesa sin llevarse nada, e inmediatamente después jugamos nosotros la misma carta, diremos «Te la piso» y deberán darnos una carta de su casa.
– Si después de jugar una carta, nos llevamos todas las cartas de la mesa, diremos «Mesa limpia» y el rival deberá darnos una carta de su casa.
– Al finalizar la sexta ronda, si quedaran cartas en la mesa, se irán a la casa del jugador que se hubiera llevado la última carta. Tras ello, se comprueba el número de cartas de cada casa para determinar quien ha sido el ganador. En caso de empate a 20 cartas, el repartidor pierde.
– Se juegan partidas hasta que uno de los dos jugadores llegue al número de victorias determinadas.