EdAS

Tag Archive for complementos oracionales

Componentes básicos: Sujeto y Predicado. Componentes extraoracionales

Introducción

Las palabras o grupos sintácticos desempeñan distintas funciones, dependiendo de la posición que ocupen en la oración y de la relación que establezcan con el resto de palabras o grupos sintácticos.

Llegará el viernes.

Si prestáis atención al ejemplo anterior, veréis claramente que el grupo sintáctico el viernes puede tener distintas funciones, según la relación que guarda con los demás componentes de la oración:

  • Si el viernes designa a la entidad que llegará, entonces su función en la oración es la de sujeto.
  • Si el viernes indica la circunstancia temporal en la que cierta persona o cosa llegará, entonces se trata de un complemento del verbo: un CCT (Complemento Circunstancial de Tiempo).

Por eso, a la hora de empezar a explicar y trabajar la Sintaxis, debemos atender a las relaciones específicamente sintácticas, pero también a la Semántica, es decir, a las interpretaciones que pueden adquirir las oraciones.

Para conocer en qué consiste la oración y cuáles son sus componentes, debemos empezar por entender los dos imprescindibles: el Sujeto y el Predicado.

Componentes básicos: Sujeto y Predicado

Componentes de la Oración

Componentes de la Oración

Como ya hemos dicho, los dos componentes básicos de la oración son el Sujeto y el Predicado.

El Sujeto puede designar, tanto una función sintáctica, como al elemento (palabra o grupo sintáctico) que desempeña esta función.

Para reconocer el sujeto de una oración, es muy importante tener en cuenta algunos criterios semánticos. Tal y como se viene explicando tradicionalmente, el sujeto designa al elemento de la oración que realiza (agente), padece (paciente), experimenta o causa la acción expresada en el Predicado.

Juan hizo un buen pase. –> En este caso, Juan es el agente.

El premio fue enviado por correo. –> Aquí, El premio es el paciente.

Ana tenía mucho calor. –> Ahora, Ana es el experimentante.

Por supuesto, en la Sintaxis, los criterios semánticos no son nunca suficientes, pero sí nos pueden ayudar. Junto a estos, deberemos seguir siempre unos criterios formales y más precisos para realizar unos análisis sintácticos correctos. En el caso del Sujeto, existe una prueba formal inequívoca para poder identificarlo: la prueba de la concordancia.

Sabemos que el sujeto de una oración tiene que concordar con el núcleo del predicado (el verbo); es decir, el número y la persona gramatical que presente el sujeto debe coincidir con las del verbo.

El gato dormía plácidamente. –> Como vemos en este ejemplo, el sujeto (El gato) concuerda con el verbo (dormía), en persona y número (3ª persona del singular)

Al igual que el Sujeto, el Predicado también designa una función sintáctica y, a su vez, designa al grupo sintáctico que desempeña esta función en la oración.

La explicación tradicional que se viene dando del Predicado, lo presenta como el elemento de la oración cuyo contenido se atribuye al sujeto de esta; suele añadirse, como información semántica, que los predicados designan acciones, procesos, propiedades o estados en los que intervinen uno o varios participantes.

Raúl llegó tarde a casa con su hermana.

El predicado anterior atribuye cierta información al sujeto (Raúl); al mismo tiempo, designa una acción (llegó) en la que interviene otro participante (con su hermana).

La identificación del sujeto y el predicado es el primer paso para la realización de un buen análisis sintáctico. Por ello, por sencillo que pueda parecer este punto, es fundamental para asimilar los próximos contenidos.

Componentes extraoracionales

Los componentes extraoracionales (cuya función sintáctica asignada es la de complementos oracionales) son palabras o grupos de palabras, que no pertenecen ni al sujeto ni al predicado, y que complementan a la oración en su conjunto.

En cuanto a sus propiedades formales, los componentes extraoracionales son sintagmas adverbiales (SAdv) o preposicionales (SP), que aparecen separados del resto de la oración mediante pausas. Estos pueden aparecer antepuestos a la oración, pospuestos o intercalados entre sus componentes.

Afortunadamente, no se ha producido ningún incidente.

No se ha producido, afortunadamente, ningún incidente.

No se ha producido ningún incidente, afortunadamente.

Desde el punto de vista semántico, los complementos oracionales modifican o matizan el significado global de la oración. Puede aportar distintos significados: puede especificar el tema del que se habla (En cuanto a los beneficios, estos han sido incrementados); puede indicar la modalidad oracional (Sinceramente, se trata de un grave error); también puede añadir una opinión subjetiva del emisor (Desgraciadamente, no han podido ganar el partido).

El vocativo

El vocativo es uno de los principales complementos oracionales. Se trata de un sintagma nominal (SN) cuyo contenido hace referencia al interlocutor y se usa con una función apelativa, es decir, pretende llamar su atención.

Rafa, acércame la jarra del agua.

Es importante no confundir el vocativo con el sujeto de la oración. Hay casos en los que el referente de ambos puede ser el mismo (como en el ejemplo anterior, en el que la 2ª persona del singular que funciona como sujeto hace referencia también a Rafa); sin embargo, podemos ver otros ejemplos en los que no coinciden:

¡Laura, la puerta continúa abierta!

En este último ejemplo, Laura es el vocativo, pues es a quien se llama la atención; en cambio, el sujeto de la oración en este caso no coincide, pues es la puerta.

Con esto finalizamos la lección de hoy, en la próxima nos centraremos en el sujeto.

Índice del Curso de Sintaxis